05 Locura en Johannesburgo por la llegada de la selección sudafricana de Rugby

De nuevo, como si la historia se repitiera, el rugby, ha servido para unir de nuevo a Sudáfrica, un motivo de alegría en un momento complicado para el país, que se encuentra en plena recesión en su economía y que ha vivido en los últimos meses episodios de violencia xenófoba a extranjeros llegados de otros países de África.

Y en ese contexto, como gran legado de Mandela y de todo lo sucedido en 1995 con la victoria de Sudáfrica en el Mundial que organizaban, 24 años después, los Springboks levantaron su tercer título Mundial en el pasado Mundial de Japón, doce años después del segundo, logrado en 2007.

Motivo para que un país que pasa por momentos difíciles saliera a la calle, unido por sus bailes, cánticos y una alegría común: el Mundial de Rugby. Ejemplo de ello fue la llegada este martes de algunos de los integrantes del combinado campeón, con miles de aficionados esperando en el Aeropuerto Oliver Reginal de Johannesburgo durante horas a algunos de sus héroes.

Todo ello, no sin algo de incertidumbre, puesto que la propia selección sudafricana anunció que la llegada del vuelo en el que viajaba Rassie Erasmus, el seleccionador que ha llevado este combinado al éxito, así como el capitán Siya Kolisi, y el segundo capitán Handre Pollard, entre otros integrantes, se retrasaría en más de tres horas del horario previsto, aunque otros jugadores debían hacerlo a eso de las 16.45 h. Así, la terminal de llegadas estuvo llena hasta la bandera durante horas, viviendo una auténtica explosión de júbilo cuando vieron por fin a algunos de sus ídolos.